Menú

Próximo GP: Australia 2021 | Cuenta atrás:

Buscar

ANÁLISIS CRÍTICO

GP de Mónaco 2012: Los equipos, uno a uno

GP de Mónaco 2012: Los equipos, uno a uno

Redacción   29 de Mayo 2012 11:25

125 comentarios

Cartel anunciador del GP de Mónaco 2012

Llegamos a una de las carreras que casi todos los pilotos marcan en rojo en el calendario, el GP de Mónaco de F1. El circuito urbano de la ciudad de Montecarlo sobre el que se disputa es siempre un desafío para quienes se sientan al volante de los monoplazas, pero un problema para quienes tienen que prepararlos. Su excentricidad en el calendario la marca no sólo su historia, el entorno de alta sociedad en el que se desarrolla o el espectáculo farandulero que la rodea, sino sobre todo que es un GP en el que las configuraciones de los F1 suelen ser únicas, inutilizables en el resto de trazados. Así, las marchas son de desarrollo más corto, las ruedas tienen un arco de giro mayor, los alerones son reducidos al mínimo, los neumáticos son los más blandos y aún así serán utilizados el mayor número de vueltas para poder reducir al mínimo las entradas al garaje,... Todo es especial y único en Mónaco; ciertamente hay muy pocos adelantamientos a lo largo de la carrera, pero la cercanía entre todos los coches y de éstos con las protecciones que delimitan la totalidad del trazado compensan de sobra la menor emoción.

Y en este sentido la carrera no ha defraudado; diversidad de estrategias, accidentes, toques, piezas que saltan por los aires... ¡Hasta unas gotas de agua vinieron a animar las 10 últimas vueltas de carrera! Se cumplió la tradición y ganó quien salió desde la pole; en Mónaco como en ningún otro GP la carrera empieza de verdad el sábado, aunque tampoco tuvo la pole quien ganó la Q3 sino quien marcó el 2º mejor tiempo. En carrera hubo mucha igualdad entre todos los coches y así vimos a un Caterham peleando casi en el límite de los puntos toda la carrera o a los cinco primeros entrando en meta en 4 segundos y del 7º al 10º en apenas 3. Las estrategias de carrera fueron determinantes el resultado final, en unos casos para bien (Vettel), y en otros para mal (Vergne), y aunque suele decirse que el GP de Mónaco es una carrera de pilotos, el de 2012 ha sido claramente una carrera de ingenieros, pues pasada la primera vuelta las únicas posiciones que se ganaron en posiciones de puntos fueron las que determinaron las entradas antes o después al garaje, averías y accidentes aparte.

En este primer artículo de análisis nos centraremos en el trabajo de los diferentes equipos, en las prestaciones de sus monoplazas, en sus estrategias de carrera y en la rapidez y eficacia del trabajo en boxes. Conviene señalar para evitar confusiones que cuando en este artículo nos refiramos a los neumáticos blandos (amarillos) serán el compuesto más duro de los dos empleados en Montecarlo, siendo el súperblando (rojos) el más blando. Dejaremos para un segundo artículo el análisis de las actuaciones de los pilotos, e sus aciertos y errores sobre la pista. Y por fin, en ambos daremos por buenas las decisiones disciplinarias de los Jueces de Carrera, cuyo análisis será el objeto del tercer artículo de los dedicados a este GP.

.- Red Bull (1º y 4º): ----- > Valoración: EXCELENTE

La gente de Red Bull celebra la victoria

Si el GP de Mónaco suele decidirse en la sesión de clasificación, la pole conseguida por Webber el sábado valía por media carrera, nunca 8 centésimas de segundo (las que le sacó a Rosberg) produjeron mayor fruto. No habían tenido unas sesiones de entrenamiento fáciles en Red Bull, la lluvia caída intermitentemente el jueves y el sábado les había impedido probar todas las actualizaciones de su monoplaza, y su mejor posición había sido el 3º puesto de Vettel en P3; Webber sólo había podido ser 7º en P2. Pero el sábado todo funcionó bien, Mark consiguió el segundo mejor crono que le otorgaba la primera posición en la parrilla del domingo merced a la sanción que Schumacher arrastraba desde el pasado GP de España. Saliendo desde la pole la clave de la carrera estaba en hacer una buena salida, algo que no suele ser el punto fuerte del australiano, y luego pilotar sin errores hasta la meta calcando la estrategia de tus rivales más cercanos. Cuando vi a Webber entrar el primero en Santa Devota pensé que tenía tres cuartos de carrera en el bolsillo.

Más difícil se presentaba la carrera de Vettel; tuvo que colocar neumáticos súperblandos ya en la Q1, lo que le privaba de utilizar un juego nuevo en Q3 pues gastó su segundo en la Q2 y prefirieron reservar el tercero para la carrera. Pensando en una mejor estrategia de carrera, su equipo decidió mantenerle en el garaje en Q3 para no marcar tiempo, aunque ello le supusiera salir desde la 10ª posición en parrilla, que luego sería 9ª por las sanciones de Maldonado. Salió a la parrilla con neumáticos blandos, pensando en ganar posiciones cuando los rivales que tenía por delante hicieran su parada, estrategia que sólo resultaría exitosa si en la arrancada no perdía posiciones y luego conseguía mantenerse en pista bastantes vueltas más que el resto a buen ritmo. La primera premisa se cumplió, y aprovechando el toque en la salida entre Grosjean y Schumacher se colocó en 7ª posición. La segunda también, aguantando en pista hasta la vuelta 46 marcando mejores tiempos que sus rivales a partir de las primeras entradas al garaje en la vuelta 27, llegando a ganar hasta 7 segundos en ese intervalo; cuando la diferencia se estabilizó en torno a los 17 segundos hizo su parada para retornar a pista en 4ª posición, superando a Massa y a Hamilton.

De esta manera, la buena puesta a punto del monoplaza de Mark para clasificación y la buena estrategia de Seb en carrera les situaron en 1ª y 4ª posición, que mantuvieron hasta la meta; no es descartable además que tras su primera parada Webber hiciera labor de equipo ralentizando al grupo para permitir a Seb ganar el mayor número de posiciones posible. Fueron el equipo que mejor gestionó el GP y el que mejores resultados obtuvo, afianzando su liderato en el Mundial de Constructores. La única sombra que se cierne sobre ellos es la reclamación planteada por algunos de sus rivales acerca de la licitud del fondo plano de su monoplaza empleado en esta carrera; la FIA decidirá al respecto antes del próximo GP, pero aunque declararan ilegales las aberturas presentes en el mismo junto a las ruedas delanteras sería a posteriori y con efectos a partir de la siguiente carrera en la que la configuración del monoplaza será ya muy distinta a la utilizada en las calles del Principado.

.- Ferrari (3º y 6º): ----- > Valoración: MUY BIEN

Los dos Ferrari sobre el asfalto de Montecarlo

Llegaba el equipo Ferrari a Mónaco confiado en las posibilidades de su monoplaza y de su piloto español, pero enviando una seria advertencia a su piloto brasileño; Ferrari no sólo quiere el título de Campeón del Mundo para Alonso, también quiere el Mundial de Constructores para la fábrica de Maranello y para ello precisa que Massa sume muchos más puntos de los obtenidos hasta ahora. Y el veterano Felipe se puso manos a la obra desde el mismo sábado, en el que consiguió marcar un tiempo en Q3 tan sólo 1 décima superior al de su compañero; teniendo en cuenta que es la primera vez que consigue entrar en la Q3 este año parece que el mensaje del propio Luca Cordero di Montezemolo fue escuchado y el equipo italiano aspira ya a los dos títulos en liza. A pesar de ser 6º y 7º en Q3, en parrilla los dos Ferrari tendrían en medio al Mercedes de Schumacher, que descendía penalizado desde la 1ª posición.

En la salida son capaces de esquivar los problemas que se produjeron justo a su altura entre el Lotus de Grosjean y el Mercedes de Schumacher, para estabilizarse en la 4ª y 5ª posiciones. Aunque inicialmente parece que no pueden seguir el ritmo de Webber y Rosberg por delante, lo más seguro es que se vieran frenados en su ritmo por el McLaren de Hamilton que les precedía. Ante la imposibilidad de pasar en pista al inglés, el equipo intentó jugar la baza de la única parada en el garaje; esperaron a que hiciera su parada Lewis, que la hizo en la misma vuelta que Webber, para lanzar a sus dos pilotos con pista limpia por delante; Alonso entraría en la vuelta siguiente y conseguiría salir por delante de Hamilton, Massa entraría dos más allá y retornó a pista por detrás del McLaren. Superado el primer escollo, el siguiente era el Red Bull de Vettel, que en esos momentos lideraba la carrera con sus neumáticos blandos a la espera de hacer su parada ¿Hubiera podido el Ferrari de Alonso superar a Rosberg de haber permanecido alguna vuelta más en pista? Parece difícil, 15 segundos les separaban antes de la entrada en boxes de Fernando, aún le quedaban por recuperar al menos 5 para hacer su parada y salir por delante, pero no digo que no pudiera haberse intentado a la vista del inalcanzable ritmo marcado por el Ferrari en su vuelta lanzada, con pista limpia por delante.

El de Red Bull perdería unos 20 segundos en su parada; la peculiar distribución de las calles de entrada y salida de boxes en Montecarlo permiten al piloto que entra en el pit lane ganar unos 5 segundos del tiempo total de su parada respecto a los pilotos que continúan en pista, por lo que siendo la parada media de unos 25 segundos, todos los monoplazas que estuvieran a más de 20 segundos del Red Bull cuando éste enfilara el camino de los garajes no conseguirían adelantarle. Alonso hace su parada en la vuelta 30 y vuelve a 14.4 segundos de Vettel; Massa la haría una más tarde y volvería a 20.3; los Ferrari no encuentran pista limpia, pues Alonso pronto contacta con Webber y Rosberg, mientras Massa se mantiene pegado al alerón trasero de Hamilton; Vettel, por delante, volaba con pista limpia. En la vuelta 45 son 19.4 los segundos que le separan de Alonso y 22.7 de Massa; cuando el Red Bull hace su parada en la vuelta 47 Alonso consigue pasar por delante, Hamilton y Massa se quedarían detrás. A partir de ahí, las posiciones se estabilizan hasta meta en cerrada formación, donde Alonso entra 3º y Massa 6º. Muy buena carrera de Ferrari, que consigue el liderato de Pilotos para Fernando y la tercera posición en el de Constructores merced al buen desempeño de Felipe.

.- Mercedes (2º y 19º): ----- > Valoración: BIEN

Un Mercedes sobre el asfalto de Montecarlo

No pudieron empezar mejor el GP de Mónaco, marcando el 1º y 3º tiempo en Q3. aunque no disfrutaron de la pole porque Schumacher arrastraba una penalización de 5 puestos en la parrilla de salida desde el pasado GP de España. Con todo, el 2º puesto de Rosberg prometía emociones fuertes en la arrancada, siendo bien conocidos los problemas que Webber, el hombre que saldría delante, suele tener en esos lances y siendo también conocida la buena salida que suelen hacer los Lotus y los Ferrari. Nico sale bien, pero no puede ganar la posición del Red Bull, aunque tampoco la perdería ni frente a Grosjean, que se enredó él solo, ni frente a los Ferrari. Peor suerte correría Michael, que venia ganado posiciones por el margen izquierdo de la pista hasta que se topó con el Lotus, haciéndole trompear mientras el Mercedes mantenía la dirección, aún a costa de perder tres posiciones con Vettel, Massa y Räikkönen.

Rosberg consigue mantener el ritmo de Webber por delante, separándose ligeramente del grupo perseguidor que formaban el McLaren de Hamilton y los Ferrari. Por detrás, Schumacher tenía mejor ritmo que el Lotus de Kimi, pero no conseguía pasarle y tenía que resignarse a ver cómo el grupo de cabeza se le escapaba por delante. El equipo Mercedes fue el primero en atreverse en entrar a boxes, orden que dan a Rosberg en la vuelta 27 y provocando así la reacción de todos sus rivales; Webber entraría dos vueltas más allá para conservar posición, cosa que lograría; Schumacher esperaría hasta la 34, lo que le permitiría ganar la posición de Räikkönen, si bien ya muy lejos del grupo de cabeza. Ya todos los monoplazas con neumáticos blandos, las diferencias se estrechan, quizás porque Webber estaba retardando al grupo en beneficio de su compañero Vettel que estaba intentando abrir hueco por delante, hasta que prácticamente de Mark a Massa circulan en fila. Por detrás, Schumacher lideraba el segundo grupo en 7ª posición, pero ya a 23 segundos del brasileño de Ferrari.

Cuando Vettel hace su parada, Rosberg asciende a la segunda posición en persecución de Webber. Los monoplazas se van juntando más y más en cabeza, hasta formar un grupo compacto de 6 coches en línea. Más atrás, Schumacher reporta problemas a su ingeniero, y efectivamente su Mercedes comienza a perder ritmo a ojos vista, viéndose adelantado por Vergne en la vuelta 62, Di resta en la 63 y cuando en la 64 comienzan a pasarle los demás el heptacampeón se retira; la versión oficial habla de un problema en la bomba de combustible. Rosberg decide conservar posición en las últimas vueltas, sin atacar a Webber y mirando en el espejo las evoluciones de Alonso, logrando un magnífico 2º puesto para Mercedes, que queda ensombrecido por el fallo mecánico del monoplaza de Schumacher.

.- McLaren (5º y 16º): ----- > Valoración: REGULAR

Un McLaren sobre el asfalto de Montecarlo

Es el de Montecarlo un circuito tradicionalmente favorable a los monoplazas de McLaren, en los que suele primar la aerodinámica y el agarre sobre el motor. Por eso sorprendió especialmente ver a Button quedar eliminado en la Q2, segundo GP consecutivo en el que entre piloto y equipo no consiguen encontrar la puesta a punto correcta; en un circuito como el urbano de Montecarlo quedarte fuera de la Q3 era renunciar a todo lo importante en carrera y confiar sólo en arañar algunos puntos. La 3ª posición de Hamilton en la parrilla de salida, sin embargo, entraba dentro de la lógica. Prepararon para Jenson una estrategia similar a la que Red Bull ideó para Vettel, salir con neumáticos blandos, aguantar en pista cuando sus rivales hicieran su parada, y hacer el último parcial con los súperblandos; al igual, que decíamos en el caso del alemán, esta estrategia se basaba en no perder posiciones en la salida y encontrar pista limpia para mantener un ritmo veloz cuando sus rivales hicieran su primera parada. Todo se torció desde el primer momento; Button salía 12º, pero tras el trompo de Grosjean antes de la primera curva se ve en 14ª posición con el Caterham de Kovalainen delante; si quería hacer algo debía pasarle inmediatamente, pero no lo conseguiría en 30 vueltas; ahí se terminó la carrera de Jenson.

Hamilton, por su parte, mantenía la 3ª posición al entrar en la curva de Santa Devota, con Rosberg por delante y los dos Ferrari por detrás tras el incidente de Grosjean. No puede seguir el ritmo del Red Bull y el Mercedes que lideraban la prueba y se va quedando un poco atrás, siempre perseguido por Alonso. Cuando Rosberg hace su parada, se mantienen en pista tratando de ganar los segundos necesarios para salir por delante después de su parada, pero su ritmo no es bueno y cuando vuelve a pista aún está por detrás del alemán; los Ferrari hacen por detrás su misma estrategia y gracias a ella Alonso consigue volver a pista por delante de Lewis. Estas vueltas deberían haber sido claves para la carrera de Button, pero tras verse bloqueado detrás del Caterham, cuando éste hace su parada se ve de nuevo por detrás del Toro Rosso de Ricciardo, que iba con su misma estrategia y le impedía progresar; cuando Button hace su parada en la vuelta 38 retorna a la pista aún en 14ª posición y, lo que es más grave, todavía por detrás del Caterham de Kovalainen.

Perdida la posición con Alonso en su parada, el objetivo de Hamilton era permanecer por delante de Vettel cuando el de Red Bull hiciera la suya; pero sin pista limpia por delante, siempre bloqueado entre los dos Ferrari, Hamilton no puede marcar su ritmo y el alemán va ampliando la distancia hasta más allá de los 20 segundos que necesitaría para hacer su parada. Cuando por fin Seb entra en la vuelta 46 vuelve a pista justo por delante de Lewis, al que le faltaron apenas unos metros para haberse mantenido delante. De ahí hasta la meta, sólo pudo conservar la 5ª posición mientras por detrás su compañero Jenson, desesperado por no conseguir adelantar al Caterham, fuerza la situación en la chicane de la piscina, trompea y queda fuera de carrera en la vuelta 70; de cualquier forma, los puntos no hubieran estado a su alcance. Agridulce sensación para el equipo McLaren; con Hamilton pienso que pudieron hacer algo más, ya que perdieron las dos batallas directas con Alonso y Vettel en el cambio de neumáticos, mientras que con Button el desastre fue absoluto ya desde el sábado, con una mala puesta a punto, y hasta el domingo, siendo incapaces de llevar adelante la estrategia.

.- Force India (7º y 8º): ----- > Valoración: BIEN

Un Force India sobre el asfalto de Montecarlo

En un trazado tan complicado como el urbano de Montecarlo quedarte fuera de la Q3 conlleva muchas dificultades para puntuar en carrera, salir en el medio del pelotón suele significar problemas (accidentes, toques, roturas...) en las primeras vueltas; por eso cuando en Force India vieron a sus dos monoplazas quedarse en la Q2 pensaron que tenían que hacer algo distinto en carrera que les permitiera aprovechar las circunstancias que pudieran acontecer. Y así para Hulkenberg, que saldría por delante desde la 10ª posición, se pensó una estrategia convencional de una parada empezando la carrera con neumáticos súperblandos, mientras que para Di Resta, que saldría desde el 14ª cajetín, se intentó algo diferente montándole de salida los neumáticos blandos. Fueron de los más beneficiados por el accidente de Grosjean en la recta de salida, pues Hulkenberg fue de los últimos en pasar por el carril bueno mientras Di Resta fue de los primeros en colarse por la escapatoria, lo que llevó a los dos Force India a las posiciones 9ª y 11ª ya en la curva del Casino, con el Williams de Senna entre ambos.

Mantendrían posiciones en el grupo que lideraba Räikkönen hasta la parada de los que iban con neumáticos súperblandos, que tanto Hulkenberg como Senna ejecutarían en la vuelta 29 para mantener el orden en su retorno a la pista; en la vuelta 34 Nico conseguiría adelantar a Räikkönen, mientras Di Resta exprimió sus gomas blandas hasta la vuelta 35, y en ese intervalo extra consiguió ganar el tiempo suficiente para superar a su propio compañero, para colocarse 9º por detrás del Toro Rosso de Vergne. El francés se mantenía a unos 5 segundos de los dos Force India, que a su vez lideraban un grupo que abarcaba 6 coches, ellos dos, Räikkönen, Senna, Kovalainen y Button, al que luego se uniría Ricciardo. El grupo liderado por los Force India era cada vez más compacto, mientras que Vergne estaba cada vez más lejos por delante, a 7 segundos en la vuelta 50, a 11 en la 60... hasta que los neumáticos del Toro Rosso desfallecieron y en apenas 5 vueltas el grupo liderado por los dos monoplazas indios se le echó encima, a 10 segundos en la vuelta 65, a 4.4 en la 68 y a 1 milésima de segundo en la 69; en la 70 Vergne entraría boxes y los dos Force India ganarían una posición, que sumada a la ganada en la vuelta 64 cuando pasaron a un Schumacher con muchos problemas justo antes de su retirada les colocaban en 7ª y 8ª posición en meta.

Realizaron una carrera muy sólida, y aparte de las posiciones ganadas por Di Resta en la salida al irse por la escapatoria luego fueron capaces de ganar en pista la posición del Lotus de Räikkönen, mientras la estrategia les permitía superar al Williams de Senna y al Toro Rosso de Vergne para terminar con sus dos monoplazas dentro de los puntos y liderando el grupo que incluiría a sus rivales habituales, lo que les permite acercarse a los aventajados Sauber y Williams en la clasificación del Mundial de Constructores.

.- Lotus (9º y 24º): ----- > Valoración: MUY MAL

Un Lotus sobre el asfalto de Montecarlo

No fue Button el único piloto que no encontró el equilibrio en su monoplaza en Mónaco, también Räikkönen estuvo peleando con su Lotus durante todo el fin de semana sin encontrarle el punto; valga como ejemplo que su mejor tiempo en las prácticas fue el 12º en P3 mientras su compañero Grosjean marcaba dos segundos puestos en P1 y P2. Por ello se contempló hasta con satisfacción el 8º lugar logrado en WQ3 por Kimi, aunque supiera a poco tras el 5º (que en parrilla sería 4º) logrado por su compañero francés. En la salida, un problema ya conocido por el equipo de Enstone; Grosjean vuelve a liarla al tocarse con Schumacher y queda fuera de carrera por tercera vez este año, comprometiendo la loca cabeza del piloto el trabajo de todo el equipo, que en esta carrera más que nunca tenía depositadas en él todas sus esperanzas vistos los problemas de configuración del monoplaza de Kimi. En el jaleo Räikkönen ganó las posiciones de Schumacher y Grosjean para perder una frente a Vettel.

Con Grosjean fuera de carrera y Kimi en 7ª posición, el equipo Lotus aún parecía que podía hacer algo en carrera si conseguía mantenerse con el grupo de delante, pero precisamente fue el monoplaza del finlandés el que empezó a descolgarse del Red Bull de Vettel, cortando el grupo en dos. Perdía 1 segundo en la vuelta 15, 3 en la 20 y 8 en la 25; entra al garaje para hacer su parada en la vuelta 29, momento que aprovechan rivales como Di Resta y Schumacher para permanecer en pista y adelantarle, mientras otros como Hulkenberg, que entraría en su misma vuelta, conseguiría adelantarle en pista en la vuelta 34. Kimi estabiliza su posición en el grupo en el 11º lugar, fuera de los puntos, con el Force India de Hulkenberg por delante y el Williams de Senna por detrás, y en esa posición consume las vueltas que restaban hasta meta, ganando junto con todo el grupo las posiciones de Schumacher, por abandono, y Vergne, por entrada postrera a los garajes, para terminar puntuando.

En Mónaco el equipo Lotus no estuvo a la altura de lo que de ellos se espera; tras dos podios consecutivos se vieron incapaces de pelear con los equipos de cabeza hasta el punto de ser el monoplaza por el que se quebró la fila de coches separando a los de arriba de la clase media, y una vez establecido el Lotus como líder del segundo grupo ni siquiera fue capaz de mantener la posición frente a los Force India. No supieron reglar el monoplaza de Räikkönen en todo el fin de semana, algo que no tuvieron problemas en hacer con el Grosjean, que fue de los mejores en los entrenamientos del jueves. Y por fin deberían tener una charla con su piloto francés, tres accidentes en la salida en seis carreras parece un promedio difícilmente justificable en la mala suerte.

.- Williams (10º y 23º): ----- > Valoración: MAL

Un Williams sobre el asfalto de Montecarlo

Se esperaba mucho de Williams tras su victoria en el GP de España, ilusión aumentada por el buen sabor de boca que dejó su piloto Maldonado el año pasado en este mismo circuito aunque no llegara a terminar la carrera. Las cosas empezaron a torcerse cuando el mismo sábado por la mañana precisamente el piloto venezolano golpeaba con su monoplaza al Sauber de Pérez en la última sesión de entrenamientos libres previa a la clasificación; dicho incidente fue sancionado con la pérdida de 10 posiciones en la parrilla de salida del domingo, lo que unido a los 5 puestos más que supuso la sustitución de la caja de cambios, posiblemente dañada en el golpe colocarían a Pastor en la última posición de salida en carrera a pesar de la 9ª posición ganada en Q3. Por su parte, Senna marcaría el 14ª tiempo en Q2 y saldría 13º en la parrilla del domingo.

La fatalidad continúa el domingo, y antes de llegar a la primera curva Maldonado se estrella desde atrás contra el HRT del español De la Rosa, al que posiblemente no vio frenar para esquivar el Lotus de Grosjean atravesado en la pista, y ahí dio por terminada su carrera Pastor, pésimo resultado que parece achacable en su integridad al piloto. En esa misma maniobra, la esquiva del Lotus de Grosjean, Senna fue el primero en coger la escapatoria de la primera curva, lo que le permitió ascender hasta la 10ª posición, por detrás del Force India de Hulkenberg. Allí pasará todo el primer parcial, que terminará con la entrada de ambos monoplazas a boxes en la vuelta 29, retornando a pista en las mismas posiciones.

Senna no conseguiría adelantar al Lotus de Räikkönen, como sí hizo el Force India, y sin embargo se vería superado por el otro monoplaza indio, el de Di Resta, cuando el escocés hizo su parada en la vuelta 35. Por tanto, el brasileño continuaba en el mismo grupo de monoplazas pero con dos posiciones perdidas, el 12º, por delante del Caterham de Kovalainen. Hasta la meta se mantendría en el seno del grupo, sin distanciarse ni de unos ni de otros, pero ganando las posiciones de Schumacher por abandono y Vergne por entrada al garaje en las últimas vueltas, lo que le permitiría puntuar. Parece que el monoplaza vencedor en Montmeló debería haber aspirado a algo más que la última posición de puntos en lucha con un Force India y un Caterham en Mónaco; quedarse en Q2 y perder la batalla en el cambio de neumáticos condenó su carrera.

.- Sauber (11º y 21º): ----- > Valoración: BIEN

Un Sauber sobre el asfalto de Montecarlo

No empezaron con buen pie el GP de Mónaco; Pérez estrelló su Sauber contra las protecciones en su segunda vuelta en Q1, dando por terminada su sesión de clasificación sin llegar a marcar tiempo. El mexicano explicó tras su accidente que la dirección del monoplaza no respondió debidamente, y el equipo achacó el fallo a una consecuencia del choque sufrido en P3 contra el Williams de Maldonado. Por su parte, Kobayashi no consiguió pasar el corte de la Q2 y marcaría el 12º mejor tiempo, lo que le permitiría salir desde la 11ª posición de la parrilla el domingo. En la salida cambian las tornas y ahora el perjudicado por la desventura es el japonés, quien no puede esquivar el Lotus de Grosjean en la primera curva y salta por encima de sus neumáticos; aunque pudo llegar a boxes y volver a la carrera, tendría que retirarse en la vuelta 5 de resultas del daño sufrido en sus suspensiones por el impacto contra el monoplaza francés. Pérez adelantaría hasta la 18ª posición desde la 23ª en la que arrancó, dejando a sus espaldas a Petrov y Karthikeyan.

Lo cierto es que en una carrera en la que apenas vimos adelantamientos, el mexicano Pérez sí pudo completar unos cuantos con su Sauber; en la vuelta 13 pasaría al Toro Rosso de Vergne y al Marussia de Pic, en la 17 al otro Marussia, al de Glock. Intentó retrasar su parada en el garaje, pero la jugada no le salió bien; entró en la vuelta 34, tras ser adelantado por el Toro Rosso de Vergne, y cuando volvió a pista era 17ª, de nuevo por detrás de Glock. Para terminar de complicarlo todo fue sancionado con un drive through por su insegura entrada al garaje, que cumplió en la vuelta 39 para reintegrarse a la carrera en la penúltima posición, sólo por delante del HRT de Karthikeyan.

Vuelta a empezar con los adelantamientos; en la vuelta 45 supera a Pic, en la 54 aprovecha la parada de Glock para ganar su posición, también ganaría la de Ricciardo tras su retirada en la 66, adelantaría a Button en la 68, aunque el inglés se lo devolvería en la 70 para retirarse una después, y finalmente adelantaría a Kovalainen en la 71 y a Vergne en la 74. Todo un recital de adelantamientos, si bien con la excepción del McLaren todos realizados a coches en teoría inferiores al suyo o con problemas. Terminó al borde de los puntos después de haber salido 23º y haber sufrido una penalización en carrera, lo que demuestra que el ritmo del Sauber era muy bueno en Montecarlo; sólo la mala suerte de sus dos pilotos, accidentados no por su falta de pericia sino por la de otros, impidió que hicieran una buena carrera.

.- Toro Rosso (12º y 17º): ----- > Valoración: MAL

Un Toro Rosso sobre el asfalto de Montecarlo

El accidente de Pérez en Q1 permitió a los Toro Rosso pasar sin complicaciones a la Q2, donde ocuparían las dos últimas posiciones; la posterior sanción de Maldonado les permitiría salir desde las posiciones 15ª y 17ª en parrilla, Ricciardo por delante de Vergne. Ambos monoplazas salieron el domingo con neumáticos súperblandos y la intención de hacer una sola parada en los garajes. Pero las previsiones cambiaron radicalmente en la primera curva; Ricciardo pudo esquivar el problema causado por Grosjean y salió de allí en 12ª posición, mientras Vergne se encontró bloqueado en el exterior y fue pasado por la escapatoria por Kovalainen y los dos Marussia. El primer parcial resultó frustrante para Jean-Eric, que no sólo no pudo adelantar a su compatriota Pic durante 12 vueltas sino que cuando por fin lo consigue es a su vez adelantado por el Sauber de Pérez, por lo que se mantiene en la misma 17ª posición. Por ello el equipo decide llamarle a boxes en la vuelta 17; era una apuesta muy arriesgada pensando en que quedaban 51 vueltas, pero con la misma estrategia de los demás su carrera en Mónaco estaba echada a perder.

Ya que se la jugaban con el temprano cambio de neumáticos de Vergne, en Toro Rosso decidieron apostar en un número diferente con Ricciardo, al que desde su 12ª posición mantuvieron en pista hasta la vuelta 40 icon los neumáticos súperblandos! No fue una buena idea; inicialmente le permitió ascender hasta la 7ª posición, que mantuvo sin ser adelantado hasta su entrada al garaje, pero su ritmo no mejoró lo suficiente cuando se vio con pista libre por delante a partir de la vuelta 30 en que sus rivales entraron a hacer su cambio de gomas; cuando vuelve a pista tras sustituir sus neumáticos lo hace en 15ª posición, sólo por delante de los Marussia, el HRT y el sancionado Sauber de Pérez. Con el McLaren de Button por delante le fue imposible ganar posición alguna hasta que tuvo que retirarse en la vuelta 65 por un problema en la dirección. A su compañero Vergne parecía irle mucho mejor; él sí supo aprovechar la pista libre que encontró cuando todos los demás monoplazas tomaron el camino de los garajes, gracias a que supo adelantar en pista a los que podían frenarle, como Pic o Pérez; ello le llevó hasta la 8ª posición en la vuelta 40, que sería la 7ª cuando consiguió adelantar a un ya averiado Mercedes de Schumacher en la vuelta 62. En ese momento 10 segundos le separaban del grupo perseguidor y la posición parecía asegurada hasta la meta, pero sus neumáticos dijeron basta de repente y en muy pocas vueltas se enjugó la diferencia; en la vuelta 67 aún era de 9 segundos, en la 68 de tan sólo 4.4 segundos, en la 69 de apenas una milésima y en la 70 su equipo decide llamarle al garaje para jugársela de nuevo con neumáticos intermedios de lluvia a la vista de que las nubes estaban descargando unas gotas sobre Mónaco. Vergne volvía 11º a la carrera, pero como la lluvia se detuvo pronto fue superado por Pérez, que le relegó a la 12ª posición en meta.

No quiero ser muy duro con Toro Rosso porque en absoluto se lo merecen. Eran el peor equipo en Mónaco si exceptuamos a los tres nuevos, por lo que si querían conseguir algo tenían que arriesgar en la estrategia, haciendo lo mismo que los demás quedarían fuera de los puntos seguro. En ese sentido se entiende la temprana parada de Vergne y la tardía de Ricciardo; efectivamente no funcionaron, y a primera vista pudiera parecer que echaron a perder las carreras de sus pilotos, pero en realidad lo que hicieron fue darles una oportunidad. No salió bien, pero de haber realizado la estrategia convencional, la que hicieron sus rivales, aún hubieran conseguido menos; con sus planteamientos diferentes al menos consiguieron estar durante 40 vueltas en posiciones de puntos y se convirtieron en el principal animador de la clase media. Y a Vergne le sobraron tan sólo 9 vueltas de un total de 78, estuvieron muy cerca de conseguirlo.

.- Caterham (13º y 20º): ----- > Valoración: MUY BIEN

Un Caterham sobre el asfalto de Montecarlo

El sábado todo parecía que iba a desarrollarse como un GP más para Caterham en Montecarlo, logrando las dos mejores posiciones en Q1 gracias al accidente de Pérez, pero si nos fijamos en los tiempos veremos que apenas 47 centésimas de segundo separaron a Kovalainen del último de los Toro Rosso. Tan magra diferencia permitía soñar con una carrera por fin en competencia directa con la clase media del pelotón y cuando en la salida Heikki toma la escapatoria de la primera curva para esquivar al cruzado Lotus de Grosjean y se coloca en la 13ª posición todo parecía posible, incluso puntuar en un circuito donde suele haber muchos abandonos. Desgraciadamente el monoplaza de Petrov no podría acompañarle; un toque con el Sauber de Pérez en la primera curva dañaría su alerón delantero y aunque el ruso intentó mantenerse en pista finalmente tuvo que entrar en el garaje en la vuelta 3 para sustituirlo; aunque volvería a pista, se retiraría en la 15 por un problema eléctrico.

Fijémonos por tanto en la carrera de Kovalainen para enjuiciar al equipo Caterham. Habíamos dejado al finlandés en 13ª posición tras la curva de Santa Devota en la primera vuelta, con un rival tan peligroso como el McLaren de Button detrás; pues bien, en la vuelta 30 en la que hace su parada en el garaje aún se mantiene en la misma posición, y lo que es más importante formando parte del segundo grupo en carrera, el que encabezaba el Lotus de Räikkönen. Tras su parada se encuentra por detrás del Williams de Senna, intentando mantener la distancia con Button que no haría su parada hasta 8 vueltas después; consigue estabilizarla en los 24 segundos, que parecían insuficientes, pero una vuelta 38 más lenta por parte de Jenson permite a Kovalainen mantener la 13ª posición por delante del McLaren. Ni siquiera las gomas más nuevas del inglés permiten a Button adelantar al Caterham, que se ve muy capaz de llegar a meta por delante del McLaren y pisándole los talones al Williams. Button se juega el todo por el todo con un arriesgado adelantamiento en la chicane de la piscina en la vuelta 70 que termina con su monoplaza trompeando y fuera de carrera; el peligro para el Caterham se llamaba ahora Pérez, quien en un intento de adelantamiento en la nouvelle chicane se toca con Kovalainen, dañando el alerón delantero del finlandés. El monoplaza se torna ingobernable y debe entrar al garaje en la vuelta 73 para cambiarlo y terminar sin problemas la carrera; esa entrada en boxes le retrasa lo suficiente como para hacerle perder una vuelta, por lo que no pudo beneficiarse de la posterior retirada de Pérez en la última vuelta.

La carrera de Kovalainen fue magnífica, en su planteamiento, en su ritmo y en su resultado. Se mantuvo toda la carrera en la misma vuelta que el líder y manteniendo la posición frente a un McLaren; sólo el toque con el Sauber y posterior daño de su alerón delantero provocó que fuera doblado y perdiera la 11ª posición que en justicia debería haberle correspondido. Ha sido la primera carrera este año en que un Caterham se ha mostrado capaz de rodar al mismo ritmo que los monoplazas de la clase media toda la carrera; la lástima es que difícilmente este resultado sea extrapolable a otros circuitos del Mundial debido a las peculiaridades del trazado urbano de Montecarlo, pero por algún GP había que empezar y qué mejor escenario para la hazaña que las calles del Principado. De momento este resultado les sirve para rebasar a Marussia en la clasificación del Mundial de Constructores.

.- Marussia (14º y 18º): ----- > Valoración: REGULAR

Un Marussia sobre el asfalto de Montecarlo

El GP de Mónaco se presentaba como la ocasión pintiparada para que el equipo Marussia pudiera dar un golpe de efecto; no en vano el tiempo en Q1 de Glock había sido tan sólo 1.5 segundos superior al del Toro Rosso de Vergne. Por el contrario, Pic se había visto superado por el HRT del español De la Rosa, lo que suponía una seria amenaza en un circuito donde tan difícil es adelantar como el de Montecarlo, aunque ver a sus espaldas a Pérez y Maldonado también alimentaba sus esperanzas por el mismo motivo. Estuvieron muy hábiles para esquivar los problemas creados por Grosjean en Santa Devota nada más comenzar la carrera el domingo, lo que les llevó a las posiciones 15ª y 16ª al finalizar la primera vuelta ¿Aguantarían los Marussia en tan privilegiadas posiciones? Al principio sí, no sería hasta la vuelta 13 que Vergne y Pérez conseguían pasar a Pic, y el mexicano aún se demoraría hasta la 17 para adelantar a Glock. Para entonces, Karthikeyan ya estaba 10 segundos por detrás de Pic.

Parecía que la carrera ya había terminado para ellos, al menos en el aspecto competitivo, cuando tras su parada en el garaje eran además superados por Vergne; el grupo intermedio circulaba bastante por delante de ellos, mientras que los Marussia eran a su vez inalcanzables para el HRT que aún quedaba en pista. Pero en ese momento la fortuna volvió a arrojar al Sauber de Pérez a la espalda de los dos monoplazas anglorrusos al ser sancionado con un drive through tras su parada en el garaje. Ello dotó al segundo parcial de los Marussia de un nuevo atractivo; Pic no sería demasiado problema y se vería adelantado en la vuelta 45, pero Glock opuso una más seria resistencia al Sauber y no sería hasta el giro 54 en que Timo tuvo que entrar al garaje para sustituir su alerón delantero dañado en un choque contra las protecciones; fue una lástima, porque tanto el equipo como el propio piloto declararon tras la carrera que se veían muy capaces de aguantar al mexicano hasta meta, lo que extrapolándolo al resultado final les hubiera llevado hasta los puntos. Yo no creo que hubieran llegado tan arriba, tenían a Button, Vergne y Kovalainen por delante aún, pero seguro que hubieran ofrecido una bonita pelea hasta el final.

En términos generales, hicieron un GP muy interesante gracias sobre todo a su pelea con Pérez durante toda la carrera; pero si nos fijamos un poco más veremos que de no haber sido el mexicano sancionado con un drive through los Marussia hubieran quedado fuera de competencia en la vuelta 17, en un GP donde hubo muy pocos adelantamientos y sin embargo ellos sí fueron superados por varios rivales en la pista. Digamos que la fortuna les permitió disputar más vueltas de las que su ritmo les hubiera proporcionado y supieron aprovechar su oportunidad.

.- HRT (15º y 22º): ----- > Valoración: MAL

Un HRT sobre el asfalto de Montecarlo

Había mucha ilusión en el seno del equipo HRT por el GP de Mónaco; en la estrecha pista del Principado las carencias de su motor Cosworth se notaban menos y si hay una carrera en el Mundial en el que los monoplazas de atrás pueden codearse con los de delante ése es el de Mónaco. De la Rosa alimentó la ilusión al batir al Marussia de Pic en clasificación y salir en parrilla por delante también de un Sauber y un Williams, pero el sueño terminó al final de la recta de salida, cuando Maldonado no frenó al llegar al Lotus cruzado en pista y se llevó por delante a Pedro, rompiéndole toda la parte trasera de su monoplaza, que aunque consiguió llegar a boxes no pudo continuar. Se quedaba Karthikeyan como único representante de la escuadra española, pero las prestaciones del indio no eran las mismas que las de Pedro y ya en la vuelta 17 circulaba a 10 segundos de los Marussia.

Debido a esa falta de ritmo, su carrera se convirtió en el reto de llegar a meta sin suponer demasiado estorbo para los monoplazas de punta que le iban doblando; circunstancialmente se vio por delante del Toro Rosso de Vergne cuando éste anticipó su parada en boxes, pero no puede hablarse de competencia real; cuando el francés llegó hasta él le pasó sin demasiados problemas. Cabe apuntar como mérito de HRT el terminar la prueba sin ningún problema mecánico, pues en entrenamientos se quejaron de los problemas de calentamiento de su motor. Pero en realidad nunca mostraron un ritmo digno que les permitiera al menos seguir aunque fuera de lejos el tren de los Marussia; fueron el único monoplaza que terminó con dos vueltas perdidas respecto al líder. En su descargo cabe señalar que de haber podido De la Rosa continuar en pista muy posiblemente su carrera hubiera sido muy distinta y mejor, aunque esto no pasa de ser una suposición.

Comparte esta noticia
Artículos recomendados

Añadir comentario:

Para comentar en f1aldia.com, debes estar dado de alta. Regístrate gratis o conéctate si ya estás registrado.

Relacionados

Trazado del circuito de

Mónaco Mónaco 2012

27/05/2012