Menú

Próximo GP: Baréin 2023 | Cuenta atrás:

Buscar

ANÁLISIS: Ferrari, la historia de nunca acabar
MUCHOS ERRORES

ANÁLISIS: Ferrari, la historia de nunca acabar

ANÁLISIS: Ferrari, la historia de nunca acabar

Nacho Sancho Linares   23 de Diciembre 2022 10:00

1 comentario

Una vez acabada la temporada 2022 y con Max Verstappen como campeón del mundo, es momento de hacer análisis sobre la temporada y uno de los equipos que deben hacerlo es Ferrari.

Tras un inicio de temporada positivo con un 1-2 en Bahrein y haber liderado la tabla de Constructores durante varios meses, todo fue cuesta abajo y sin frenos. ¿Por qué? Con un F1-75 competitivo, parecía que 15 años después los italianos serín capaces de revalidar el título. Sin embargo, no fue así. Por unos motivos o por otros, Red Bull se ha llevado ambos campeonatos y hoy vamos a repasar dónde la 'Scuderia' ha perdido tantos puntos.

Una bomba de motor, literalmente

A lo largo de esta temporada, Ferrari ha demostrado tener uno de los motores más potentes de la parrilla. El equipo dominó las sesiones de clasificación de los sábados, pero potencia no siempre significaba fiabilidad y, al final, Ferrari acabo pecando de sta potencia. El punto de inflexión para el equipo italiano fue durante el GP de España. Con una ventaja cómoda y lo que podría haber sido una nueva victoria de Leclerc, se convirtió en pesadilla cuando abandonó. Verstappen se aprovechó de este abandono y desde entonces, el mundial empezó a tomar un rumbo azul oscuro.

Dos carreras después, la pesadilla empeoró para Ferrari con un doble abandono en Bakú. Carlos Sainz tuvo que parar su F1-75 en una de las escapatorias después de ocho vueltas debido a un problema hidráulico, mientras que el coche de Leclerc echó humo en la vuelta 21. Esto dejó al monegasco sin poder luchar con Verstappen por la victoria en un fin de semana que parecía ser uno de los más fuertes de Ferrari. Un motor inservible hizo que el piloto de Ferrari empezara el siguiente Gran Premio en Canadá desde la parte trasera de la parrilla, lo que dificultó las opciones de ganar en un circuito difícil de adelantar.

En Austria, la fiabilidad volvió a hacer acto de presencia. El madrileño se vio obligado a abandonar tras convertirse en una barbacoa humana. Después de todos los problemas de fiabilidad, Ferrari decidió reducir la potencia del motor, impidiendo ser uno de los equipos más rápidos en pista.

El motor de Leclerc echa humo en el GP de Bakú

Ferrari, ¿potencia o fiabilidad?

Con tal de no abandonar en más carreras, los italianos decidieron asumir las penalizaciones y cambiar el motor cuando tocaba. Antes del parón veraniego tras la carrera en Hungría, ambos pilotos solo vieron las luces del semáforo desde atrás en una ocasión (Canadá para Leclerc y Francia para Sainz), pero en las carreras finales de la temporada muchas piezas se sustituyeron.

Sainz también tuvo que salir atrás dos veces en la segunda mitad de la temporada. En Italia y con la intención de dejar un buen sabor de boca a los 'tifosi', Ferrari sustituyó varias piezas del coche del #55. En Interlagos, para el Gran Premio de Brasil, Sainz recibió cinco puntos de penalización en parrilla tras sustituir el ICE. Todos estos cambios dificultaron las victorias para el equipo, que no volvió a escuchar el himno italiano desde lo más alto desde el GP de Austria (aunque Leclerc lo ganó con dificultades tras unos problemas con el acelerador y el freno).

La estrategia de Ferrari, un 'show' negativo

Pero sin duda, los grandes fallos de Ferrari vienen desde el muro. "Box, Carlos, box" o "Box, Charles, box" eran palabras que provocaban el miedo en ambas aficiones. No solo el miedo en las paradas, también cómo se desarrollaba la carrera. Si un equipo se está jugando el mundial con un coche competitivo, no es lógico que los mensajes de radio acaben en: question y el piloto tenga que tomar esas decisiones.

Mónaco fue el primer gran error. El caos invadió el garaje de Ferrari. Tras empezar la carrera en mojado, varios pilotos pasaron al Intermedio, entre ellos Leclerc, que paró dos vueltas más tarde y Checo pasó a liderar tras un undercut de manual. Sainz, que no es la primera vez que hace de estratega, se negó a entrar porque opinaba que había que ir directos a por las ruedas de seco y eso le convirtió en el líder de la carrera.

La pista se secó tan rápido que apenas cinco minutos más tarde los neumáticos intermedios no resultaban ventajosos. Carlos se atrevió con los de seco (vuelta 20) y Leclerc, que estaba detrás del madrileño y del mexicano, fue también directo al pit-lane. Su ingeniero primero le llamó, luego le dijo que no entrase, porque Pérez quedaría fuera una vuelta más, pero ya era demasiado tarde y Charles se quedó esperando detrás de Carlos que le relegó a la cuarta posición.

En Silverstone, Ferrari la volvió a liar, pero al menos, sacaron un resultado positivo. Carlos era segundo cuando una avería de Esteban Ocon, a falta de 10 vueltas para el final, provocó la salida del Safety Car a pista. En Ferrari decidieron dejar fuera a Leclerc Leclerc con rueda duras y viejas y Sainz y Hamilton paraban y montaban neumáticos nuevos, lo que les daba una ventaja considerable. Sin embargo, y con horchata por sangre, le pedían al español que dejara 10 coches con Charles para protegerle, pero era un suicido ante un Lewis que tenía la oportunidad de ganar por primera vez en 2022. Carlos no se lo pensó y fue a por su compañero para rebasarle. Llevar la contraria a su equipo y famoso "Stop inventing", dejaron en rídiculo a un muro incapaz de leer las carreras.

El Gran Premio de Hungría fue quizás el punto más bajo de Ferrari en 2022. Con la penalización de Verstappen en la parrilla, el equipo tenía una gran oportunidad de victoria, pero eligieron los neumáticos equivocados. Mientras todos los demás equipos se dieron cuenta de que los neumáticos duros no eran una opción en las condiciones de frío y no cogían temperatura, Ferrari le pareció una buena idea poner a los pilotos en el compuesto más duro. ¿Y por qué? La respuesta: y por qué no. Esto hizo que Charles hiciera tres paradas y el mundial se escapara lentamente.

Pero por si no fuera poco, la clasificación en Brasil tampoco fue sencilla. Leclerc fue el único piloto de los diez primeros que salió con intermedios en la Q3, mientras que la pista estaba lo suficientemente seca para los slicks. ¿La imagen? Charles viendo por los retrovisores que era el único piloto en pista con intermedios y no con blandosEl resultado fue una vergonzoa P10 para la carrera sprint del sábado. En Bélgica, el equipo también cometió un error al enviar a Leclerc con neumáticos blandos nuevos al principio de la Q3, cuando esos neumáticos estaban destinados al último intento. Como resultado, Leclerc sólo dio una vuelta.

Así que en cuanto a las decisiones estratégicas, Leclerc y Sainz no siempre pudieron confiar en el equipo, pero las paradas en boxes de Ferrari también fueron cuestionables en algunos momentos. Es cierto que no todos los equipos hacen paradas buenas todo el año, pero en Ferrari es algo que ocurre cada 2x3. En el Gran Premio de Holanda, por ejemplo, Sainz entró en el pit lane cuando el equipo sólo tenía tres neumáticos preparados. El español tuvo que esperar más de 12 segundos y acabó P7.

Carlos Sainz. GP de los Países Bajos 2022

Errores de los pilotos

Aunque Leclerc y Sainz han tenido que luchar contra viento y marea contra su propio equipo en innumerables ocasiones, los dos pilotos también han cometido varios errores esta temporada. Sainz abandonó un total de seis veces en 2022, de las que cuatro se debieron a factores externos (y dos por fallos de motor). En Australia pecó de impaciencia y en Japón un error suyo en la salida bajo la tromba de agua lo dejó fuera y contra el muro. En el Gran Premio de EEUU, Sainz tuvo que abandonar porque George Russell en la primera vuelta se lanzó desde muy lejos, algo contra lo que el propio piloto de Ferrari no pudo hacer nada. En Imola, fue víctima de un incidente con Daniel Ricciardo. Aunque también fallón elos Libres de Miami y en Barcelona al trompear en la curva 4

Leclerc se estrelló tres veces en 2022. En la memoria queda aquel Gran Premio de Francia seguramente recordarán los dolorosos gritos de Leclerc cuando acabó en el muro desde la posición de líder por un error propio. Así, su rival por el título, Verstappen, se escapó con una victoria fácil. Esa carrera fue, en última instancia, el comienzo de la dominante racha de victorias de Verstappen, y quizás el verdadero final para Leclerc. También a principios de la temporada, en Imola, Leclerc se fue contra el muro, lo que le hizo caer hasta la 7º posición en una carrera que pintaba favorable para Ferrari.

Carlos Sainz se queda clavado en el GP de Australia

Está claro que es necesario un cambio en el equipo Ferrari si quieren luchar por el título. La salida de Binotto y la llegada de Vasseur puede ser un punto de inflexión pero, para ser campeón del mundo, habría que cambiar todo, incluido todo lo relacionado con estrategas y responsables de carrera. Confianza y organización serán claves para un Ferrari que lleva años como pollo sin cabeza.

Comparte esta noticia
Artículos recomendados

Añadir comentario:

Para comentar en f1aldia.com, debes estar dado de alta. Regístrate gratis o conéctate si ya estás registrado.

Relacionados