Menú

Próximo GP: Austria 2022 | Cuenta atrás:

Buscar

'CAPÍTULO PILOTO'

La poesía de la F1

La poesía de la F1

Sergio Lillo   19 de Junio 2013 09:18

35 comentarios

La poesía de la F1

"¿Qué es poesía?-dices mientras los más de 800CV rugen tras de ti. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía...eres tú."

Siguiendo estos versos, ligeramente modificados, del gran Gustavo Adolfo Bécquer surge la respuesta a la pregunta del millón. Surge la respuesta de las entrañas de la tradición y de los anhelos de la tecnología. Fluye la respuesta de las apuradas de frenada y de los veintidós motores rugiendo al compás de una obra comenzada hace ya más de cincuenta años. La respuesta, o tal vez debería escribir 'las respuestas', está en cada imagen plasmada a través del obturador y con la cara pegada al visor, está en cada juego de colores, en cada brillo que resplandece.

La poesía en la Fórmula 1 se puede apreciar, a pesar del rugir de los ocho cilindros o del griterío de la grada española cuando Alonso cruza la línea de meta victorioso, en esos pequeños detalles de cada fin de semana que hacen especial a esta categoría y que le dan ese tono lírico que a los viejos del lugar les atrajo décadas atrás.

La poesía de esta temporada tal vez tenga tonalidades germanas, pero también refleja el carácter luchador de los pueblos mediterráneos y esos sabores a oliva y vid de las huertas bañadas por el 'Mare Nostrum'. Desde aquel sol de las antípodas que se escondía tras la 'panza de burro' que creaban las nubes australianas y que tan poética imagen nos regalaba ha pasado ya tres meses y desde entonces Mercedes-AMG ha pasado por los famosos tres estados de Niezstche.

De niño, inocente, con un gran potencial en su haber y al cual nadie creía como su rival al león, activo y victorioso, sobre todo a una vuelta, para terminar en las últimas semanas siendo el camello, que soporta la carga y al que todas las miradas parecen apuntar. Esta es la poesía de la Fórmula 1, distinta, única. Con un sol resplandeciente es capaz de ofrecernos una instantánea como la que acompaña a este texto en la que el W04 de Nico llega a la frenada de la penúltima curva del trazado 'aussie' y piensa en reducir hasta la1ª o 2ª marcha, intentando meter el monoplaza en su sitio mientras los colores ocres, verdes y dorados que le rodean son testigos de uno de esos momentos de poesía.

¿Qué es poesía?-me preguntas aún ahora. ¿Qué es poesía? Poesía es cada kilo de peso sobre el pontón. Poesía es, aún hoy, una derrapada a tiempo y un puño al cielo bajo la bandera a cuadros. Poesía...eres tú.

Comparte esta noticia
Artículos recomendados

Añadir comentario:

Para comentar en f1aldia.com, debes estar dado de alta. Regístrate gratis o conéctate si ya estás registrado.