Menú

Próximo GP: Estados Unidos 2017 | Cuenta atrás:

Buscar

Usuarios
GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen
PODIO CONSOLIDADO

GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen

Roberto Rodríguez   21 de Agosto 2014 16:49

20 comentarios

GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen

Quizá para algún reciente seguidor de la Fórmula 1 lo mejor que hiciera Jos Verstappen en toda su vida fuese engendrar a un hijo llamada Max. Y puede que lleven razón, el tiempo lo dirá. Pero lo cierto es que su joven vástago lo tendrá complicado para hacer una temporada de debut tan digna como la de su padre. Corría la temporada 1994 y en Spa el compañero de Schumacher ya estaba lanzado. Verstappen salía sexto y, tras estrenarse en el podio la carrera anterior, no estaba dispuesto a bajarse de allí.

Ese año 1994 debía ser bastante más calmado de lo que acabó siendo para Jos Verstappen. Había firmado por el potente equipo Benetton como probador, guardando las espaldas a la estrella Michael Schumacher y a su reputado escudero JJ Lehto. Pero pronto iba a empezar a agitarse la temporada. El piloto finlandés sufría un accidente durante la pretemporada en el que se dañaba una vértebra. Verstappen iba a tener que comenzar la temporada hasta que Lehto se recuperase. El debut en Brasil no iba mal. Jos, que llegó a rodar quinto, venía en novena posición, remontando tras la parada, y ya tenía al alcance a Eddie Irvine y Martin Brundle cuando el noirlandés, en una maniobra temeraria que le costó tres carreras de sanción, los dejó a todos fuera de carrera. Verstappen lo había hecho bien, pero tuvo la mala suerte de cruzarse con un enajenado Irvine.

Tres semanas después, en el GP del Pacífico, el error fue suyo. Un trompo saliendo de boxes, cuando rodaba quinto, le dejó fuera de carrera. No sabemos si por suerte o por desgracia, según como se mire, Verstappen ya no estaba en el Benetton de cara a la tercera prueba de la temporada, el fatídico Gran Premio de San Marino de 1994. JJ Lehto estaba recuperado y listo para volver a competir, pero solo duró cuatro pruebas. En el Gran Premio de Francia volvía al coche Jos Verstappen, debido al bajo rendimiento de Lehto. Las cosas no fueron mucho mejor en este regreso a las carreras. En Francia un trompo le volvió a dejar fuera, en Silverstone fue octavo y en Alemania su coche salió ardiendo en boxes, en una de las imágenes más recordadas de la historia de la Fórmula 1. Un espectacular incendio que no causó daños físicos a Verstappen como para perderse el siguiente Gran Premio, el de Hungría, donde la suerte iba a cambiar.

GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen

Primer holandés en el podio

Para ponernos en situación, Schumacher lideraba el mundial con 66 puntos por 39 de Damon Hill, segundo, pero en el mundial de constructores el equipo Benetton únicamente sumaba 67 puntos. Un punto, cosechado por Lehto en Canadá, era la aportación que los segundos pilotos habían aportado al equipo con el que Schumacher iba arrasando. Y en Hungría mientras el Kaiser volvía a tener la pole, Verstappen salía duodécimo. Pero ese día el holandés era una furia. Ya en la salida se quitó a tres coches de delante. En un circuito donde adelantar es casi imposible, y más aún en aquella época, Verstappen fue avanzando puestos por estrategia. Cuando Coulthard y Alesi quedaron tirados por el camino Jos se puso cuarto, y así parecía que llegaría a meta, pero un repentino fallo en el alternador del McLaren de Martin Brundle abrió las puertas del podio a Verstappen. ¡Era el primer holandés en un podio de Fórmula 1! Un hito que todavía ningún compatriota ha logrado igualar. Verstappen llegaba exultante al Gran Premio de Bélgica, donde nos habíamos quedado.

En Spa Verstappen hizo la mejor clasificación de su vida, sexto. A un segundo del sorprendente poleman Rubens Barrichello. Aunque el brasileño no llegaría muy lejos en carrera, ya que su Jordan se averió en la vuelta 18. Verstappen, que no hizo una buena salida, mantuvo luchas constantes con el McLaren de Hakkinen y el Williams de Coulthard, situándose finalmente tras el finés pero delante del escocés, en cuarta posición. Allí cruzó la línea de meta, pero el enésimo seísmo estaba a punto de sacudir a Benetton. Concretamente a Schumacher. El alemán, ganador de la prueba, quedaba descalificado por una irregularidad en su coche. Verstappen subía a la tercera posición, logrando así su segundo podio consecutivo. Pero la cosa no quedaba así, ya que además Schumacher quedaba fuera de las dos siguientes carreras por desatender a una bandera negra mostrada en Silverstone. Los cimientos de Benetton temblaban.

En Italia y Portugal volvía JJ Lehto para dar el reemplazo a Michael, aunque sin mucha fortuna y sin ningún punto. Por su parte Verstappen pinchaba en Monza, pero era quinto en Portugal. En Europa volvió Schumacher y lo hizo ganando, mientras Verstappen volvía a verse en una carrera mediocre, abandonando por un trompo. La paciencia del equipo se acabó. Para las dos últimas pruebas en el coche del holandés se subiría el más reputado Johnny Herbert, en un intento en vano del equipo de conseguir ganar el mundial de constructores. Herbert no sumaría ni un punto, pero para 1995 iba a continuar en el equipo. Y a Verstappen le tocaba buscarse destino después de un año en el que iba a ser probador y que acabó siendo el más agitado de su vida.

GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen

Cambio de equipo

En 1995 llegaba a Simtek, un equipo creado la temporada anterior y que no iba a llegar más allá del Gran Premio de Mónaco. Después de solo cinco carreras de la temporada 1995 la escudería entró en quiebra y Verstappen quedó de nuevo sin equipo, habiendo logrado acabar solo una carrera, duodécimo en España, con el equipo británico. Acabó el año siendo piloto probador de Ligier y, de nuevo, de Benetton, con la esperanza de que Briatore, ante la marcha de Schumacher a Ferrari, confiase en él. Pero Berger y Alesi fueron los elegidos. Jos tuvo que buscar asiento en Footwork para 1996, un coche muy poco fiable que solo llegó a meta en cuatro de las dieciséis carreras de la temporada. Una de ellas fue el Gran Premio de Argentina. Allí logró una impresionante séptima posición en parrilla, de largo el mejor resultado del equipo en toda la temporada. Con un gran ritmo de carrera, 2,6 segundos más rápido que el de su compañero Rosset, y gracias a algunos problemas en coches más veloces Jos Verstappen logró llegar a meta en una increíble sexta posición, sumando el único punto del equipo en toda la temporada y consiguiendo su primer punto fuera de Benetton. Posiblemente, fue el mejor fin de semana de Verstappen en la Fórmula 1. Sin embargo a final de año el ruinoso equipo Footwok también desapareció, dando lugar a Arrows. Un punto y un grave accidente, que por suerte quedó en nada, en Spa era el recuerdo de un año complicado. Ah, y en mitad de ese desastre, después del GP de Luxemburgo, nació un chico llamado Max.

Para 1998 ya era un hecho que Verstappen no tenía mucha suerte con los equipos que le contrataban. Llegó a Tyrrell, un equipo en horas bajas que antaño había sido campeón del mundo y que ahora estaba a punto de desaparecer. Esta vez Jos no pudo hacer ningún punto con su desastroso monoplaza, lo más fue un octavo puesto en Mónaco. Los motores Ford Cosworth tampoco ayudaban a un coche ya deficiente de por sí con el que además Mika Salo sí que logró puntuar, siendo quinto, en Mónaco. En 1998 el equipo desaparecería también, pero para entonces Verstappen ya estaba de nuevo como probador de Benetton. Pero a mitad de temporada el equipo Stewart iba a hacer un cambio de pilotos con reminiscencia de presente y, sobre todo, futuro. Bajaban del coche a Magnussen y subían a Verstappen, aunque los nombres de pila eran Jan y Jos. El coche, para variar, no era ninguna joya, más bien todo lo contrario. El mejor resultado de Verstappen fue duodécimo en la carrera de debut, en Francia. Magnussen al menos había sumado un punto en la caótica carrera de Canadá. Jos dejó el equipo, que, por supuesto, un año después dejaría la Fórmula 1 dando lugar a Jaguar. En 1999 fue probador de Honda con la esperanza de poder ser un día titular, pero esa opción se truncó y Verstappen tuvo que marcharse a una vieja casa con un nuevo nombre, el equipo Arrows.

GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen

Llegada a Arrows

En el año 2000 Arrows estaba españolizada. Repsol era el patrocinador y Pedro Martínez de la Rosa el piloto titular desde la anterior campaña. El coche no era ninguna maravilla, pero aun así Verstappen logró resultados muy brillantes. Fue séptimo en Brasil, quinto en Canadá y en Monza, con una actuación estelar, consiguió ser cuarto, a las puertas del podio. Allí Jos aprovechó los luctuosos incidentes de la primera vuelta para colarse en las posiciones delanteras y después defenderse con uñas y dientes de los ataques de coches más veloces como los Benetton. Cuando acabó la temporada Verstappen sumó cinco puntos por dos de De la Rosa, decidiendo el equipo naranja quedarse con el piloto holandés y deshacerse del español. En 2001, por primera vez en su carrera deportiva, Verstappen iba a repetir equipo. El compañero de equipo esta vez iba a ser un novato, Enrique Bernoldi.

El equipo, en franca decadencia, iba a empeorar aún más su rendimiento. Solo un punto en todo el año, en el Gran Premio de Austria, una carrera en que gracias a una salida buenísima Verstappen llegó a rodar segundo. En Malasia, bajo el diluvio, Jos también llegó a ir segundo durante las primeras vueltas, pero cuando la carrera se estabilizó el Arrows le bajó hasta la séptima plaza, justo fuera de los puntos. Para 2002 pese a todo había renovado, pero a última hora fue reemplazado por Heinz-Harald Frentzen. Mejor para él, porque a mitad de esa temporada el equipo iba a desaparecer. Verstappen trató de ser probador de Sauber, de hecho firmó el contrato, pero resultó ser demasiado grande físicamente para el coche, por lo que no se acabó llevando a cabo. Con 31 años su carrera corría riesgo de extinguirse, pero aún quedaba una última bala.

Hay que reconocerlo, la colección de equipos cochambrosos que Jos Verstappen llevaba a sus espaldas era bastante completa hasta el momento, pero el destino le tenía reservada al holandés la mejor de las despedidas de la Fórmula 1. En 2003 Verstappen iba a pilotar para Minardi. Su compañero un novato británico, Justin Wilson. Obviamente, el coche carecía de velocidad, siendo el peor de la parrilla de largo. Sin embargo, en la tercera carrera, el GP de Brasil, pudo llegar la heroicidad. La carrera era un caos bajo la lluvia y algunos de los peores coches, los Minardi y los Jordan, utilizaron estrategias completamente alocadas en busca de que un golpe de fortuna les beneficiase. Muchos coches están quedando fuera de carrera: Schumacher, Montoya, Pizzonia, el propio Wilson... Estamos ante una de las carreras más húmedas e impredecible de la historia. En la vuelta 28, de 71 que se debían disputar, sale por tercera vez el Safety Car en pista. Verstappen rueda séptimo, dentro de los puntos debido al nuevo sistema de puntuación, y circula justo por delante del Jordan de Giancarlo Fisichella, ambos con una estrategia similar.

GP de Bélgica: Recordando a Jos Verstappen

Final de su carrera en 2003

Cuando se retira el Safety Kimi Raikkonen con el McLaren supera a ambos sin problemas, pero Jos sigue delante de Fisico. Y entonces llega el error. Verstappen trompea y queda fuera de carrera. El caos continúa y, tras 24 vueltas más Webber y Alonso se estrellan, provocando la bandera roja. Y el líder en ese momento, y por lo tanto ganador de la carrera es... ¡Giancarlo Fisichella! Con una estrategia similar y un coche solo algo más rápido el italiano había ganado una carrera que quizá un triste error bajo la lluvia impidió que fuese para Verstappen. Un noveno en Canadá, a las puertas de los puntos, acabó siendo el mejor resultado de Jos. Cuando a mitad de año Jaguar prescindió de Pizzonia sería Justin Wilson el encargado de reemplazarlo, dejando evidente que el rookie inglés estaba superando al veterano holandés. Tras compartir equipo con Nicolas Kiesa durante cinco carreras Verstappen dejó Minardi, que un par de año después perdería su equipo en favor de Toro Rosso.

Tras un coqueteo con Jordan para reemplazar a Pantano en 2004 que finalmente no fructificó la carrera de Jos Verstappen en Fórmula 1 terminaba. Un piloto que vivió un primer año turbulento, en el que experimentó prácticamente todas las emociones que un piloto de carreras pudo vivir. Un máster acelerado de Fórmula 1 que dio lugar a una carrera totalmente desafortunada, pasando constantemente por el lugar menos oportuno en el momento menos adecuado. Al final, posiblemente Verstappen nunca pudo demostrar de que era capaz como piloto, pero que seguro acumuló experiencia más que sobrada para guiar la carrera de su talentoso hijo con buen tino. Esperemos que el vástago de Jos, aquel que vino al mundo mientras su padre se peleaba con el Tyrrell, tenga mejor suerte que su progenitor.

Comparte esta noticia
Artículos recomendados

Añadir comentario:

Para comentar en f1aldia.com, debes estar dado de alta. Regístrate gratis o conéctate si ya estás registrado.

Uso de cookies: Este sitio usa cookies propias y de terceros para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa en el mismo, consideramos que acepta su uso. Aquí obtendrá más información sobre las cookies.x